Cómo ahorrar dinero en casa durante la cuarentena.

Impactos: 235

Cómo ahorrar dinero en casa durante la cuarentena
Nadie podría imaginar hasta hace unas pocas semanas todos los cambios drásticos a los que nos tendríamos que someter para frenar la pandemia de coronavirus. Esta crisis nos ha tomado desprevenidos a todos y ahora, por desgracia, debemos guardar cuarentena para intentar aplanar la curva de contagios y evitar la saturación de los hospitales.
La situación presenta muy pocos aspectos positivos, aunque siempre debemos ponerle buena cara al mal tiempo. Si bien son muchas las personas que ya no pueden trabajar, la gran mayoría mantiene sus puestos de empleo de forma presencial o gracias al trabajo a distancia. Durante estos días de sofá y televisión nos resultará más fácil ahorrar, pues se reducen los gastos más superfluos.

Utiliza tus suscripciones: Ahora es el momento de utilizar tus suscripciones digitales como Netflix o HBO. Puedes tomarte este tiempo de cuarentena como un periodo de experimentación para descubrir si de verdad necesitas estos servicios y cuál te beneficia más.

Guarda las monedas
Ahora usaremos menos monedas que nunca. Guarda todas las que tengas en casa en una jarra. Quién sabe: ¡cuando volvamos a la normalidad podrías haber juntado una buena cantidad!

Bebe agua, no refrescos
Los refrescos no son nada beneficiosos para nuestra salud mientras que el agua resulta esencial e indispensable. En el plano económico nos encontramos con que el agua es gratis (grifo) o muy barata (embotellada).

Compra con cuidado
Por supuesto, este es el momento de ahorrar dinero, pero también es muy importante que seamos conscientes de que debemos reforzar nuestro sistema inmunitario comiendo bien.

Duchas, mejor que baños
Un baño ocasional es una gran forma de relajarnos, aunque gastan mucha cantidad de agua. Opta por las duchas para ahorrar en las facturas.

Gestos románticos
Si vives con tu pareja sabrás que este es el momento en el que más necesitáis mostrar afecto el uno por el otro. No obstante, recuerda que a veces no son los regalos los que llegan al corazón, sino los detalles más sinceros.

Compra huevos
Comer sano es también comer barato. Los huevos no suelen costar gran cosa y vienen cargados de proteínas y otros nutrientes esenciales.

Lee los libros que tengas por casa
Estás encerrado/a en casa. ¿Por qué no darle una oportunidad a todas esas obras que pululan por las estanterías desde hace años? Saldrá gratis y quizás te lleves una sorpresa.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *